La guerra de Troya (en inglés: The Trojan War) es el título del tercer escenario de la campaña griega de Empire Earth.

En este escenario, tras el rapto de Helena, reina de Esparta, Agamenón busca aliarse con tres reyes para acometer contra Troya, ciudad prácticamente impenetrable. Por iluminación divina, divisa un plan para acceder engañando a los troyanos con un gigantesco caballo de madera, el cual será ofrecido como aparente regalo, pero que en su interior esconderá a los mejores guerreros.

Los sucesos del escenario hacen una conmemoración de la clásica epopeya griega de Homero, la Ilíada.

Detalles del escenario[editar | editar código]

Información[editar | editar código]

La Guerra de Troya: 1300 - 1100 a.C.

Los años han traído problemas a los hijos de Pelops. La riqueza de Grecia está a punto de acabarse. Los guerreros a caballo de Tesalia, que reclaman su descendencia de Heirakles, luchan por recuperar la tierra que les arrebataron. Y considerando el insulto como el mayor de los perjuicios, la gran ciudad de Troya ha raptado a Helena, la reina de Esparta. Agamenón, rey de Argos, ha solicitado la ayuda de su profeta. Se ha de ofrecer una cabra a Atenea y se leerá en sus entrañas. Aunque el rey está seguro de saber lo que la diosa le va a decir.

La ciudad y el pueblo de Troya deben pagar por su afrenta. Por eso, hay que organizar un ataque. Si sale adelante, tal vez los griegos puedan revivir su civilización con el botín que obtengan de esa reluciente ciudad junto al Egeo.

Situación inicial[editar | editar código]

Jugadores[editar | editar código]

Jugador[editar | editar código]

  • Argos (III). El jugador comienza en el sur del mapa.

Aliados[editar | editar código]

  • Esparta (III). Ciudad gobernada por Menelao.
  • Acaya (III). Ciudad gobernada por Aquiles.
  • Ítaca (III). Isla gobernada por Odiseo.

Enemigos[editar | editar código]

  • Dorios (III→IV). Ubicados en el norte, están rodeados por bosque con una entrada guardada por torres. Acosan al jugador constantemente.
  • Troya (IV). Ciudad en el noreste donde habita el rey Príamo, y que está fuertemente fortificada y vigilada por mar. La última batalla se librará aquí.

Objetivos[editar | editar código]

Al inicio[editar | editar código]

  • Lleva a Agamenón a las otras ciudades de Grecia para conseguir aliados en la guerra contra Troya.

Durante el juego[editar | editar código]

  • Asalta la ciudad de Troya con Agamenón y su nuevo ejército.
  • Construye un templo en la gruta sagrada a Atenea para asegurar su ayuda divina.
  • Llena el caballo de Troya de soldados y llévalo hasta las puertas de Troya. No permitas que lo destruyan o, de lo contrario, perderás.
  • Mata al rey Príamo y quema su palacio. Si algún templo troyano es destruido, perderás.

Opcionales[editar | editar código]

  • Acaba con los dorios.

Condiciones de derrota[editar | editar código]

  • Agamenón, Menelao, Aquiles u Odiseo mueren.
  • Recolectar recursos o cazar cerca de la Gruta de Atenea.
  • El Caballo de Troya es destruido antes de entrar a la ciudad.
  • Cualquier templo dentro de Troya es destruido.

Pistas[editar | editar código]

  • Tienes un reino que dirigir y una guerra que preparar; así que no te olvides de poner a trabajar a tus ciudadanos cultivando y consiguiendo recursos.
  • Hay dos formas de enfrentarse a los invasores Dorios: puedes localizar y destruir la ciudad de Doria o puedes construir un muro a lo largo del Istmo de Corinto (la zona ancha de tierra al Norte de tus minas de oro) para mantenerlos alejados.
  • Odiseo es tu aliado más inteligente. Asegúrate de tenerlo cerca y presta atención a sus sugerencias.
  • Al contrario que sus semejantes en la Ilíada, estos troyanos cuentan con una armada y un ejército bien equipados. Prepárate para enfrentarte a ambos.
  • Tu profeta es algo más que un adivino. Una buena dosis de malaria puede ayudar a evitar diez años de arduas batallas.
  • Cada uno de los demás reyes aportará barcos y soldados, así que no te olvides de ir en su busca después de que Agamenón hable con los monarcas.

Bonos de civilización[editar | editar código]

Este escenario ofrece hasta 25 puntos de default bonos de civilización por llevar a cabo lo siguiente:

  • 5 pts al convertir a todos los reyes al bando de Agamenón.
  • 5 pts al destruir a los dorios.
  • 5 pts al construir un templo a Atenea.
  • 10 pts al conseguir la victoria.

Estrategia[editar | editar código]

Recluta a los reyes y prepara un ejército[editar | editar código]

Después de que el profeta ha leído las entrañas de la ofrenda le informa a Agamenón que debe forjar alianzas con los reyes de Ítaca, Esparta y Acaya para que todos juntos vayan a la guerra contra Troya. Pon a tus ciudadanos a recolectar comida de un granero mientras otros recogen madera. No sitúes ningún edificio muy al norte de la ciudad, a fin de evitar a los Dorios. Mientras tanto, envía a Agamenón a cada ciudad en el mapa, lo cual bastará para hacer que cada rey se le una. Siguiendo un orden de este-oeste:

  • En Esparta, Menelao se convertirá a tu bando. Es un héroe guerrero que al ir a caballo resulta veloz, aunque también es muy agresivo y suele atacar a quien se le cruce. Cederá 4 arqueros con carro y ayudará a Agamenón a cambio de matar a Príamo.
  • En Acaya, Aquiles se convertirá a tu bando. Es un héroe guerrero bastante fuerte aunque, al igual que Menelao, conviene tenerlo bien vigilado. Cederá 3 guerreros de élite y 3 acorazados, así como 1 transporte para ir a ver a Odiseo, y ayudará a Agamenón a cambio de destruir el palacio de Príamo.
  • En Ítaca, Odiseo se convertirá a tu bando. Es un héroe estratega quien, junto a Agamenón, será pieza clave para mantener las tropas siempre en pie. Cederá 3 guerreros de élite, 5 "transportes de Odiseo" que tienen mayor capacidad y velocidad que un transporte regular de la época, así como 2 acorazados, y ayudará a Agamenón a cambio de no dañar ninguno de los templos de Troya.

Tras reclutar a tus aliados, obtendrás 5 puntos de bonos de civilización.

Objetivo:
Asalta la ciudad de Troya con Agamenón y su nuevo ejército.

Con todo, este nuevo ejército todavía no es suficiente para enfrentarse a los troyanos. Necesitarás recursos para más unidades y sus mejoras. Por fortuna, hay algunas minas de oro, piedra y hierro en la parte norte. Sin embargo, esta zona es hostil a causa de los Dorios, quienes pondrán en peligro constante a tus unidades. Debes decidir de entre dos alternativas:

  • erigir un muro a lo ancho del istmo, con lo que lograrás por lo menos detenerlos temporalmente mientras insisten en echarlo abajo;
  • incrementar tu ejército y enviarlo a destruir a los Dorios, lo cual otorgará bonos de civilización extra.

Destruir a los dorios trae la paz en Grecia además de bonificaciones.

Si decidiste lo último, lleva lanceros combinados con jinetes o maceros, e incluye a algunos sansones también. No olvides que tienes dos héroes que pueden curar a tus unidades rápidamente. Los guerreros de élite pueden quedarse sin ir a la batalla ya que resultan más útiles después. La destrucción de los Dorios se culmina cuando su centro de ciudad, campo de tiro con arco y establo son derribados. Los ciudadanos dorios tratarán de reconstruir todo, de modo que tienes que asegurarte de que ninguno escape vivo. La destrucción de los dorios te gratifica 5 puntos de bonos de civilización.

Cuando las minas queden fuera de peligro desarrolla un nuevo ejército tan numeroso como la capacidad de población lo permita, dando prioridad a arqueros bien mejorados. Reúne a tus tropas en alguna de las costas que dan hacia Troya y prepara los transportes para cruzar el mar. Trae contigo a al menos unos 5 ciudadanos también.

Despeja las aguas y llega a Troya[editar | editar código]

Antes de hacerte a la mar conviene destruir la flota troyana que vigila sus costas. Compuesta por 17 acorazados, siempre se encuentran en posiciones estáticas en grupos de entre 2 y 5 barcos, y no atacarán a menos que te vean. De todas formas, mejora a tus acorazados y lánzalos a la destrucción de los barcos troyanos (consulta el mapa para ver sus ubicaciones). Puedes también usar el huracán de tu profeta a tu favor. No es necesario acabar con todos los acorazados troyanos, basta con despejar una ruta segura hasta la isla. Por fortuna, la flota troyana es única y no volverá a recuperarse una vez destruida.

Si tus barcos de transporte están listos y no hay mayores amenazas marítimas, atraviesa el mar y desembarca en el punto indicado, cerca de las ruinas de la antigua Troas. Todos los reyes deben reunirse allí. La playa es un sitio seguro en tanto nadie vaya tierra más adentro. Construye un campamento estable y seguro que conste, al menos, de un centro de ciudad, cuarteles, campos de tiro con arco, establos y torres. Aquí tendrás todo el tiempo necesario para incrementar y refinar tus fuerzas militares. Si tus acorazados ya no son de utilidad, puedes eliminarlos para contar con espacio en la capacidad de población.

Destruye las dos fortalezas troyanas[editar | editar código]

Las defensas militares troyanas son particularmente interesantes y numerosas:

Troya tiene doble fortificación. El muro y las torres del exterior pueden ser derribados, pero no los del interior.

  • Por el flanco frontal hay una vereda adoquinada que lleva a las puertas principales de la ciudad. En este punto harán guardia, al inicio, 3 jabalinas, quienes serán reemplazadas por otros soldados al ser aniquiladas.
  • En cada extremo del flanco frontal de la ciudad hay dos fortalezas que estarán patrulladas por guardias reales. En tanto estos edificios sigan en pie, el mapa está programado para suplir más y más guerreros indefinidamente si el ejército troyano se queda con menos de 50 unidades, y los mandará la centro del flanco frontal automáticamente.
  • Hay también una decena de arqueros con carro que pueden menguar cualquier infantería que se les acerque.
  • La muralla frontal de Troya es patrullada por unas 30 jabalinas que recorren de extremo a extremo.
  • Finalmente, hay torres a la entrada y de forma intercalada a lo largo de los muros de la ciudad, que por si fuera poco constan de doble capa, una exterior notablemente más débil que la interior.

Una táctica para emboscar a los troyanos es colocar muros o torres en la base de la playa.

Intentar formar un ejército "sólido" y lanzarlo al ataque conllevará hacer retiradas constantes al igual que volver a reponer a los soldados perdidos. La estrategia que resulta más efectiva en este caso es emboscar a los enemigos en tu base para dejar que algunas torres te den una ventaja. Utiliza algún guerrero a caballo para atraer la atención de las jabalinas primero, ya que estas no se restauran después de ser acabadas. En algún punto, los troyanos desplegarán un ejército de respaldo que previamente estará escondido del lado sureste de la ciudad, y que contará con un lanzador de piedras, unidad de asedio que puede ser fácilmente destruida por maceros o jinetes. Aprovecha cada respiro entre batallas e intenta escabullir algunos sansones para que ataquen las fortalezas. Por muy mejorados y fuertes que sean estos sansones, cabe recordar que los harán pedazos rápidamente, pues carecen de cualquier forma de ataque a otras unidades.

La última táctica para acceder a Troya[editar | editar código]

El caballo de Troya es admitido inadvertidamente dentro de la ciudad.

Tras destruir las fortalezas derriba también las torres de la puerta de Troya. Los sansones son resistentes ante los ataques de las torres, pero usa a un héroe para curarlos desde una distancia segura. No intentes dañar las puertas ni los muros: es imposible hacerles daño ya que sus estructuras se repararán al 100% automáticamente. Para entrar lograr acceder a la ciudad se necesita un plan. Odiseo, tu guerrero más inteligente, sugiere construirle un templo a Atenea en unas grutas sagradas cercanas que se indicarán en el mapa, para de esta forma obtener su favor y guía.

Objetivo:
Construye un templo en la gruta sagrada a Atenea para asegurar su ayuda divina.

Es importante no dañar nada de la flora ni la fauna donde yacen las grutas sagradas, o de lo contrario habrá calamidades y perderás la partida. Tras construir el templo, Atenea te otorgará mágicamente un caballo gigante de madera que aparecerá directamente sobre la playa donde está tu base. Se te otorgarán también 5 puntos de bonos de civilización.

Objetivo:
Llena el caballo de Troya de soldados y llévalo hasta las puertas de Troya. No permitas que lo destruyan o, de lo contrario, perderás.

El caballo tiene cupo para 20 guerreros, así que hay que elegir bien a quiénes introducir. Aunque no es necesario que alguno de los reyes vaya dentro, es buena idea incluirlos a todos. Conduce el caballo hacia la entrada principal. Los troyanos creerán que los griegos les han hecho un regalo e inadvertidamente le abrirán las puertas. Se hará de noche y será momento de atacar.

Objetivo:
Mata al rey Príamo y quema su palacio. Si algún templo troyano es destruido, perderás.

Trata de acercar el caballo lo más posible al palacio de Príamo y desaloja todo su interior. En cuanto los guerreros griegos salgan, los troyanos se darán cuenta del engaño que han sufrido. La batalla dentro de la ciudad en realidad no será tan dura. El palacio de Príamo es una estructura notablemente débil (1000 puntos de impacto), y habrá solo algunos cuantos soldados troyanos que te harán frente. El rey Príamo estará allí, sin atacar ni moverse, pero dado que es un héroe estratega, curará a sus unidades dañadas tal como tus héroes curarán a las tuyas. De todas formas, será sencillo abatirlo. Tal como Odiseo lo dictó previamente, si destruyes cualquiera de los dos templos de Troya perderás la partida, por lo que hay que cuidar que ningún soldado tuyo haga daño a estos edificios sagrados. Al final, Agamenón recuperará a Helena y habrás logrado cumplir la legendaria caída de Troya. 10 puntos de bonos de civilización se sumarán a tu cuenta por conseguir la victoria.

Mapas[editar | editar código]

Los mapas de abajo muestran el estado del juego al iniciar el escenario. Puedes consultar también el mapa original en 4K (2 MB).

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.