Guerreros del mar (en inglés: Warriors from the Sea) es el título del segundo escenario de la campaña griega de Empire Earth.

En este escenario, el rey Pelops y sus tres hijos son fugitivos que no encuentran un lugar seguro tras haber sido expulsados de Egipto. Perseguidos ferozmente por los Minoicos, planean salir de la isla de Creta y cruzar el mar hasta Argos, cerca de Tesalia, para establecerse sobre una meseta cerca de cual les aguarda más hostilidad de tres aldeas enemigas.

Detalles del escenario[editar | editar código]

Información[editar | editar código]

Guerreros del mar: 2000 - 1500 a.C.

Mientras la gente de Tesalia prosperaba, otra raza guerrera se dirigía a la costa de Creta. El rey Pelops y sus tres hijos navegaban hacia el norte en sus veloces galeras. Después de ser expulsados de Egipto, tenían la esperanza de encontrar una tierra más apropiada para la conquista en algún lugar del Mediterráneo.

La primera isla que encontraron fue Creta, pero ya estaba bajo control de los avanzados minoicos. Se vieron obligados a huir de nuevo pero la flota minoica no cesaba de perseguirles.

Pelops y sus hijos necesitaban ahora localizar un refugio en algún lugar de Creta en el que pudieran permanecer sin ser descubiertos para recuperar su fuerza. Entonces estarían listos para avanzar hacia el norte y continuar la búsqueda de un nuevo hogar.

Las prósperas gentes de Tesalia están a punto de tener compañía.

Situación inicial[editar | editar código]

  • Edad: Edad de Piedra
  • Recursos iniciales: Icono-Comida.png500, Icono-Oro.png500, Icono-Madera.png1000, Icono-Hierro.png1000, Icono-Piedra.png1000
  • Recursos extra: +100 de madera si al llegar a Peloponesia tienes menos de 100 de madera
  • Capacidad de población: 55
  • Unidades:
    • default Rey Pelops: un arquero con carro con 1180 de PI (180+1000). Es fuerte contra otros arqueros pero es vulnerable ante unidades de asalto o contacto. No conviene arriesgarlo en batallas con numerosos enemigos.
    • default Hijos de Pelops: 3 guardias reales con 965 de PI (215+750). Fuertes contra arqueros pero los maceros en gran número podrían acabarlos.
    • default 6 ciudadanos

Objetivos[editar | editar código]

Al inicio[editar | editar código]

  • Construye un muelle y los barcos que vas a necesitar para tu viaje al Norte. Sería conveniente que te acompañaran también guerreros.
  • Pelops y al menos uno de sus hijos deben sobrevivir

Durante el juego[editar | editar código]

  • Lleva a Pelops a la meseta de Argos.
  • Construye un construye un capitolio en Argos.
  • Para garantizar la seguridad duradera de tu gente, destruye dos de los tres centros de ciudad enemigos.

Opcionales[editar | editar código]

  • Derrota el tercer centro de ciudad enemigo.

Condiciones de derrota[editar | editar código]

  • Pelops muere.
  • Los tres hijos de Pelops mueren.
  • No te queda suficiente madera ni gente para expandir tu ciudad.

Pistas[editar | editar código]

  • Puedes hacer el viaje hacia Argos por mar. No obstante, esto supondrá un peligro debido a los barcos de guerra minoicos que realizan la vigilancia.
  • Como alternativa, puedes enviar a tus tropas a través de las zonas más próximas a Grecia y seguir hasta Argos por tierra. Aunque entonces estarás en peligro por culpa de los habitantes nativos.
  • En cualquier caso, prepárate para llevar fuerzas hasta tierra firme en Grecia lo antes posible. Los minoicos no te van a permitir que te quedes mucho tiempo en la isla de Creta.
  • La flota minoica puede suponer un verdadero peligro si te enfrentas a ella únicamente con balsas de guerra. Puedes avanzar hasta la Edad del Bronce para producir barcos más robustos o crear un profeta para que se encargue de la amenaza.
  • Los profetas también pueden ayudarte a enfrentarte con los enemigos por tierra, pero debido a su lenta recarga de poder, son más eficientes en pequeños grupos.
  • Una vez que llegues a tierra firme, querrás dirigirte a Argos lo antes posible a menos que hayas llegado allí directamente. Casi todos los lugares más importantes de recursos están allí.

Bonos de civilización[editar | editar código]

El escenario ofrece hasta 25 Icono-Bonos de civilización.png bonos de civilización por llevar a cabo lo siguiente:

  • Hasta 15 pts al destruir cada uno de los tres centros de ciudad enemigos (5 pts por cada uno).
  • 5 pts al construir un capitolio en Argos.
  • 5 pts al conseguir la victoria.

Jugadores[editar | editar código]

Jugador[editar | editar código]

  • Dánaos (Argos): (Edad de Piedra→Edad de Cobre) El jugador empieza en Creta, que en realidad es un pequeño trozo de tierra ubicada en la esq. inferior derecha del mapa.

Enemigos[editar | editar código]

  • Minoicos: (Edad de Cobre). Principales enemigos de Pelops. Mantienen una flota estática en el mar y no paran de acosar a Pelops cuando todavía está en Creta.
  • Aqueos: (Edad de Cobre). Dos de las tres aldeas a destruir: una situada cerca de Argos y otra al extremo oeste del mapa. Producen pequeños grupos de jinetes que muy seguramente toparás repetidamente.
  • Mesenios: (Edad Prehistórica). Aldea a destruir, situada cerca de la costa oeste. Cuentan con dos torres que protegen la entrada. Producen también balsas de guerra que patrullan el mar.

Estrategia[editar | editar código]

Pelops y sus hijos han conseguido librarse de la flota minoica, por ahora. Se han ido a Creta con pocos recursos y con el tiempo encima. Aunque es necesario escapar de allí también cuanto antes, no es solo cuestión de aventurarse en barcos de transporte: hay que evitar irse sin defensas militares. Habrá que aguantar un momento en Creta en lo que Pelops recupera fuerzas. Dispondrá de hasta 60 minutos para lograrlo.

Nota
Dependiendo de ciertas acciones, podría no ser posible obtener todos los bonos de civilización que este escenario ofrece. Si deseas hacerlo, revisa la sección #Cómo obtener todos los bonos.
Objetivo:
Lleva a Pelops a la meseta de Argos.

Según los primeros objetivos del juego, debes construir un capitolio y un muelle. Sin embargo, empieza primero con un capitolio y un luego un cuartel, más tarde puedes construir el muelle. Avanza hacia el lado este de Creta, donde hay tres minas de oro, y ve preparado para hacer frente a algunos arqueros minoicos. Sitúa el capitolio entre las minas y produce más ciudadanos para que extraigan oro suficiente para producir al menos un profeta (200 de oro, 200 de comida). También envía a otros a recolectar madera de los árboles cercanos. La única fuente de alimento por ahora es de algunos venados que hay por el lugar.

En el cuartel, empieza a producir unidades variadas, pero intenta no gastar todo el hierro que puede servir para algunas balsas de guerra. Aproximadamente cada siete minutos aparecerá una pequeña ofensiva proveniente de alguno de los lados de la isla: podrían ser grupos de unos tres o cuatro maceros, garroteros o arqueros. Es imposible saber quién aparecerá de repente y de dónde. Los hijos de Pelops, que son muy fuertes, y los guerreros adicionales que tengas de momento serán la única defensa con la que contarás, pero trata de no arriesgar a Pelops: es especialmente débil ante maceros y garroteros minoicos.

Al tener al menos un profeta listo, concéntrate en recolectar madera. Busca un lugar en la costa para situar un muelle y produce barcos de transporte suficientes para tus unidades. Mientras las demás balsas están listas, mejora su velocidad. Dado que en este momento el mar sigue custodiado por la flota minoica compuesta por acorazados y algunas balsas de guerra mesenias, debes considerar llevar a cabo una ligera operación de reconocimiento de las aguas antes de zarpar hacia Argos. Salvo los mesenios, los minoicos solo se encuentran en posiciones de aguante, la flota no se mueve. Una estrategia para pasar de forma segura es la siguiente:

  1. Construye un par de balsas de guerra y envíalas mar adentro pero no esperes hundir ninguna flota enemiga, solo necesitas situar su ubicación.
  2. Espera a que la habilidades de tu profeta se recarguen y lanza huracanes hacia las posiciones de los barcos enemigos. Elimina cuantos más puedas antes de que las tormentas se desvanezcan y considera la ruta por donde hayan pasado como el camino más seguro que podrías seguir con tus barcos. Si todavía te queda hierro, construye una o dos balsas de guerra más para usarlas como custodia adicional.

Haz que tus unidades embarquen y atraviesa el mar mientras las balsas de guerra escoltan de cualquier posible balsa de guerra mesenia. Si la táctica de los huracanes fue exitosa, pocas serán las probabilidades de encarar barcos enemigos. En caso de que tengas problemas, utiliza las balsas de guerra como distracción y atraviesa por otro lado.

Al cabo de una hora, estés allí o no, los minoicos arribarán a Creta para destruirlo todo; incluso habrá volcanes y terremotos. Ni Pelops ni sus guerreros hubieran podido nunca menguar al ejército minoico, pues la partida está diseñada para recrear continuamente oleadas enemigas a medida que sean abatidas.

Objetivo:
Para garantizar la seguridad duradera de tu gente, destruye dos de los tres centros de ciudad enemigos.

Cómo obtener todos los bonos[editar | editar código]

Tras cruzar el mar y tocar tierra al otro lado, al instante aparecerán tres aldeas en el mapa: dos de los aqueos (amarillo) y una de los mesenios (rojo). Por cada centro de ciudad enemigo destruido de estas aldeas se obtienen 5 bonos de civilización. No obstante, solo deben destruirse dos aldeas para ganar, la tercera es opcional. De todas formas, si deseas obtener los 15 bonos totales, sigue los pasos descritos a continuación.

Para que esta estrategia funcione, debes asegurarte de que el capitolio que se quedó en Creta siga en pie. Es más fácil que esto ocurra si abandonas Creta lo más pronto posible, de lo contrario los minoicos llegarán y encontrarán a Pelops todavía sin cruzar el mar; aunque puedas salvar a tus unidades, el capitolio será fácilmente derribado. En cambio, si sales de Creta oportunamente, al tocar tierra al otro lado los minoicos invadirán Creta definitivamente, pero en este punto ya habrás ganado tiempo. Mientras se dedican a destruir lo que quedó, apresúrate a llegar a la meseta de Argos con varios ciudadanos y construye un asentamiento allí, luego conviértelo en centro de ciudad. Si eres lo suficientemente rápido, tendrás un asentamiento en la meseta de Argos antes de que el capitolio de Creta haya sido destruido. La razón de esta estrategia es sencilla.

El escenario requiere que tengas un capitolio puesto en Argos como condición para ganar. Si el capitolio que dejaste en Creta es destruido, solo se te dará como opción construir otro capitolio (en lugar de un asentamiento). Al construirlo, una de las condiciones para ganar estará cumplida, así que sólo restará que acabes con dos centros de ciudad enemigos para que el escenario termine y se te conceda la victoria. Esto significaría que los otros 5 puntos del tercer centro de ciudad habrían sido imposibles de conseguir. En cambio, si el capitolio de Creta permanece en pie mientras estás en Argos, tendrás la opción de construir un asentamiento y transformarlo en un centro de ciudad. Esto impedirá que la condición del capitolio en Argos se cumpla y tendrás libre vía para destruir los tres centros de ciudad enemigos y conseguir así los 15 bonos totales.


Objetivo:
Construye un construye un capitolio en Argos.

Sobre la meseta de Argos habrá algunos árboles y unas minas de oro y hierro. Si no dispones de más de 100 de madera a tu llegada, el juego te otorgará una cantidad adicional. Si todavía no has avanzado a la Edad de Cobre, en las pendientes de Argos encontrarás caballos para obtener comida y reunir la cantidad necesaria. En la Edad de Cobre, tendrás acceso a varias tecnologías y edificios útiles:

  • Granero: elimina la dependencia de obtener comida mediante la caza.
  • Hospital: cura a las unidades; es una oportunidad para que Pelops y sus hijos se repongan totalmente.
  • Campo de tiro con arco: el hondero se puede actualizar a arquero simple.
  • En el cuartel, el garrotero se puede actualizar a macero, efectivo contra arqueros; se puede producir también el sansón, ideal para acabar rápidamente con los centros de ciudad enemigos.
  • El centro urbano brinda tecnologías para acelerar la recolección de recursos.
  • También es posible construir torres que protejan a tu pueblo; consulta en la sección #Mapas para conocer la ubicación de una mina de piedra.

Construye cuarteles y produce guerreros que hagan frente a los ataques enemigos que de vez en cuando ocurrirán. Los aqueos usarán principalmente jinetes para sus acometidas, mientras que los mesenios vendrán principalmente con garroteros u honderos (unidades muy audaces). La regla básica es emplear lanceros contra la caballería, maceros contra los honderos, y sansones contra los edificios. Esmérate por mejorar los atributos de las unidades que produzcas. Cuando tengas un ejército de unas doce o quince unidades, sin contar a Pelops ni a sus hijos, será suficiente para tu primera acometida contra una de las aldeas. Antes de proceder, es conveniente recalcar que ni Pelops ni sus hijos son necesarios en las batallas que restan, de modo que pueden quedarse en un lugar seguro hasta el final de la partida.

Las aldeas (de este a oeste) utilizan las siguientes logísticas:

  • Los primeros aqueos, que están más cerca de Argos, utilizan jinetes en un número relativamente bajo, menos de diez. Esta aldea no tiene templo, por lo que podrías incluso emplear un profeta para provocar una calamidad sobre ellos.
  • Los mesenios poseen dos torres defensivas que protegen las entradas. Este pueblo está aún en la Edad de Piedra, pero es peligroso. Maceros y arqueros son una buena elección para llevar a la batalla. Por el contrario, no conviene utilizar lanceros. Los sansones son los únicos buenos contra las torres, pero hay que cuidarlos porque los honderos enemigos pueden acabarlos fácilmente. Si no quieres enfrentar las torres, cuélate por una brecha montañosa que hay en el lado norte.
  • Los otros aqueos, en el extremo oeste del mapa, disponen de un ejército de jinetes más poderoso que sus paisanos. Lanceros en gran número y bien mejorados son la única estrategia efectiva.

Como alternativa, tener perros exploradores es una buena distracción para dividir la ofensiva enemiga. Ten en cuenta también que cada aldea producirá unidades como le venga en gana. Incluso aunque sus centros de ciudad hayan sido destruidos, la IA de los ciudadanos está puesta a crecimiento normal, por lo que aquellos ciudadanos enemigos sueltos pueden reconstruir cualquier edificio en cualquier parte del mapa y continuar creciendo, resultando en una posible molestia constante.

Después de acabar con las aldeas, construye el capitolio (o puebla un centro de ciudad con al menos diez ciudadanos) en la meseta de Argos para obtener la victoria. Si ya habías construido uno, entonces habrás ganado con la destrucción de un segundo centro de ciudad enemigo.

Mapas[editar | editar código]

Los mapas de abajo muestran el estado del juego al iniciar el escenario. Puedes consultar también el mapa original en 4K (2 MB).

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.